¿Cómo realizar la carta de herederos?

El título hereditario, esto es, el que concede a una persona la posibilidad de aceptar o de repudiar la herencia, puede tener un origen testamentario o legal. Pretendo analizar en este artículo cuáles son las fuentes de las que surgen los derechos deferidos a los herederos y, con un carácter más específico, también cómo realizar la carta de herederos.

Los títulos hereditarios en España

Podría decirse que el fenómeno sucesorio funciona de la siguiente manera: cualquier persona tiene capacidad para hacer testamento. Éste es el documento en virtud del cual el interesado decide qué destino tendrán sus bienes cuando él muera. 

Como no es obligatorio otorgarlo, hay muchas personas que mueren sin uno, carencia ésta que es solventada por los artículos del Código Civil. El hecho de que alguien muera sin testamento no implica que sus bienes carezcan de destino, sino todo lo contrario. La ley prevé quiénes serán sus herederos y en qué medida.

Además, haya muerto la persona con o sin testamento, existen una serie de personas que en todo caso recibirán una porción de los bienes del fallecido.

Se les conoce con el nombre de legitimarios, y son los familiares más cercanos al difunto: sus descendientes (hijos, nietos, bisnietos…), sus ascendientes (padres, abuelos, tatarabuelos…) y su cónyuge. Pero con respecto al cónyuge es necesario hacer una precisión. Técnicamente, desde el punto de vista legal el cónyuge no es considerado como un familiar, ya que no procede del mismo tronco que su marido/mujer.

De todas formas, por la evidente relación que les une, el ordenamiento jurídico reconoce al cónyuge un derecho similar, aunque éste no se concreta en bienes de la herencia, sino en un derecho de usufructo sobre ellos. El usufructo es el derecho de utilizar una cosa y obtener sus frutos, lo que puede traducirse como el derecho a disfrutar de determinados bienes hereditarios o a percibir los beneficios que generen.

Como Realizar la Carta de Herederos: Ausencia de testamento

Como abogado especialista en herencias conozco perfectamente el proceso que se inicia cuando alguien ha fallecido sin haber hecho testamento. Es necesario crear el título hereditario, lo que significa designar quiénes serán herederos y ofrecerles la posibilidad de aceptar la herencia.

Quisiera recalcar que la aceptación puede hacerse de manera expresa o tácita (actuando como heredero se sobreentiende que el interesado ha aceptado dicha condición); por su parte, la repudiación o renuncia -que de las dos maneras se la conoce- exige, en todo caso, realizar una carta formal (tiene que ser, por lo tanto, expresa y por escrito).

Como decía, para obtener el título que regirá la herencia hay que hacer una declaración de herederos (lo que a veces se denomina como carta de herederos universales). Antes de proceder de este modo, los parientes del difunto deben estar seguros de que éste no hizo testamento.

Para ello podrán acudir a cualquiera de las Delegaciones Provinciales del Ministerio de Justicia y, previo pago de la correspondiente tasa, solicitar un certificado del Registro de actos de última voluntad en el que se exprese si el fallecido tenía o no testamento.

En esta página puedes leer nuestra guía para tramitar una herencia.

Cuando el certificado sea negativo, ahora sí, será necesaria la declaración de herederos. El procedimiento variará en función de los parientes que sobrevivan al causante. Si hay legitimarios (descendientes, ascendientes y/o cónyuge), éstos tendrán que acudir a la Notaría del lugar donde residiera el difunto.

Allí, después de presentar al Notario los certificados de defunción y del Registro de actos de última voluntad, obtendrán un acta notarial en la que se expresarán los nombres de los que son considerados legalmente como herederos.

Si, por el contrario, los familiares mencionados no existen, pero sí hay hermanos, tíos, sobrinos u otros parientes colaterales de otros grados de parentesco más alejados, éstos deberán presentarse ante el Juzgado de Primera Instancia del último domicilio del causante, que será el encargado de resolver acerca de la declaración de herederos, designando a los más próximos al fallecido.

Reacciones de los herederos

Como ya apunté más arriba, el hecho de que la declaración de herederos confiera esta cualidad a una persona no implica que ésta tenga, forzosamente, que aceptar la herencia.

Podrá realizar una carta de renuncia de su condición de heredero, para lo cual no deberá ofrecer justificación alguna. Hay quien lo hace porque no quiere afrontar las deudas existentes en la herencia; otros porque no desean suceder al causante. En ningún caso será necesario realizar una carta aclaratoria de los motivos que le llevaron a tomar esa decisión.

Aspectos prácticos

Teniendo en cuenta que los gastos que genere la herencia (su aceptación, la elaboración de un inventario, el pago de los peritos, en su caso, etc…) serán pagados con el dinero de la misma, lo más beneficioso para los herederos es que los trámites que aquélla requiera sean los mínimos posibles.

Si se observa esto desde la perspectiva opuesta, algo que puede hacer el causante, mientras aún viva, para mejorar la posición de sus futuros herederos es dejar resuelta la herencia. El otorgamiento del testamento, por lo tanto, no sólo simplificará el fenómeno sucesoriotambién podrá evitar gastos a los herederos, que no harán otra cosa que disminuir su porción hereditaria.

Si hacer testamento no tiene por qué suponer más de 60€ o 70€¿por qué no hacer un favor a sus familiares eliminando problemas que les acarrearán desembolsos extraordinarios? A lo mejor, si se trata de una herencia muy cuantiosa, éstos se verían menos perjudicados. Pero cuando ése no sea el caso, seguramente sus parientes más próximos le agradecerían no tener que pagar a peritos, ni hacer inventario, etc (entre 2.000€ y 5.000€).


¿Estás buscando un abogado para tramitar tu herencia en Barcelona? Ponte en contacto con nosotros y te llamamos lo antes posible.

Ver política de privacidad

HERENCIAS BARCINO

Teléfono: 686 75 16 19

calle Rocafort 203

08029 Barcelona

Deja un comentario