¿Cómo llevar a cabo la partición de una herencia?

La partición de herencia es aquel acto jurídico, unilateral o plurilateral, necesario e irrevocable, de naturaleza declarativa, compuesto por un conjunto ordenado de operaciones verificadas sobre ciertas bases o supuestos de hecho o de derecho, y en el cual después de determinarse el activo y pasivo de la masa hereditaria y proceder a su avalúo y liquidación, se fija el haber de cada partícipe, se divide el caudal partible y se adjudica cada lote de bienes formado a cada heredero respectivo, provocando la transformación de las participaciones abstractas de los coherederos sobre el patrimonio relicto en titularidades concretas sobre bienes determinados (Roca Sastre).

Para llevar a cabo un acto jurídico como este es recomendable acudir a un profesional que se dedique a la gestión de herencias.

– Será imperativo que se haya abierto la sucesión determinada bien por la muerte o por la declaración de fallecimiento del causante, siendo imprescindible el llamamiento plural.

* La doctrina considera que partición o división de la herencia es el negocio jurídico que impide o pone fin a la comunidad hereditaria mediante la distribución entre los coherederos de las titularidades activas contenidas en la herencia (Lacruz Berdejo).

– La partición tiene como propósito poner fin a la comunidad de herederos.

La comunidad de herederos concluirá por medio de la distribución del caudal hereditario entre los titulares del derecho hereditario concreto.

¿Qué nos dice el Código Civil sobre la partición de una herencia?

En el Código Civil vienen dadas una serie de pautas que han de observarse en la partición y que son las siguientes:

– Predomina el requisito de la igualdad a la hora de llevarse a cabo la partición, «haciendo lotes o adjudicando a cada uno de los coherederos cosas de la misma naturaleza, calidad o especie» (art. 1.061).

– En el supuesto de que la cosa hereditaria sea indivisible o mucho por su división, podrá adjudicarse a uno de los herederos, con la obligación de abonar a los otros el exceso, siendo preceptivo que el abono se haga en dinero (art. 1.062).

– A pesar de la solicitud de adjudicación por parte de un heredero, en el caso de que uno solo de los herederos pida su venta en pública subasta, y con admisión de licitadores extraños, así se hará. Por lo tanto, predomina esta última opción, en el sentido de ser preferente a la solicitud de adjudicación (art. 1.062).

– Otro de los requisitos nos viene dado en el art. 1.063 que establece que «los coherederos deben abonarse recíprocamente en la partición las rentas y frutos que cada uno haya percibido de los bienes hereditarios, las impensas útiles y necesarias hechas en los mismos, y los daños ocasionados por malicia o negligencia».

– En cuanto a los gastos de la partición hay que distinguir aquellos hechos en interés común de todos los herederos y los hechos en interés particular de uno. En el primer caso se deducirán de la herencia, mientras que en el segundo, obviamente, serán a cargo del interesado (art. 1.064).

– Los títulos de adquisición o pertenencia serán entregados al coheredero adjudicatario de la finca o fincas a que se refieran» (art. 1.065).

– A lo anterior cabe añadir lo preceptuado en el art. 1.066 que señala que «cuando el mismo título comprenda varias fincas adjudicadas a diversos coherederos, o una sola que se haya dividido entre dos o más, el título quedará en poder del mayor interesado en la finca o fincas, y se le facilitarán a los otros copias fehacientes, a costa del caudal hereditario. Si el interés fuere igual, el título se entregará, a falta de acuerdo, a quien por suerte corresponda. Siendo original, aquel en cuyo poder quede deberá también exhibirlo a los demás interesados cuando lo pidieren».


¿Estás buscando un abogado para tramitar tu herencia en Barcelona? Ponte en contacto con nosotros y te llamamos lo antes posible.

Ver política de privacidad

HERENCIAS BARCINO

Teléfono: 686 75 16 19

calle Rocafort 203

08029 Barcelona

Deja un comentario